dissabte, 8 de gener de 2011

FRANCESC FAVÀ VALLS




ROQUETES


Jubilat, escriu poesia, es considera un poeta poc més o menys apreciat, en aquesta vall en què hi ha una vàlvula, que ens permet el pas o l’interromp.




A puerta abierta

Sueños que van más aprisa que el viento.
Luces que nos recuerdan el pasado.
Árboles que sólo se ven por un lado
y palabras que dicen lo siento.

Hay a quien le hacen un monumento.
Trozos de tierra que no sirven para nada.
Rumores de poca durada.
Y lazos que se deshacen,
noticias que se esparcen
y enfermedad no esperada.

Engaños que causan dolor.
Placeres que pasan al olvido.
Pájaros que no hacen ruido
y efectos que causan sudor.
Juicios que defienden el error.
Molinos que ya no existen,
costumbres que a desaparecer se resisten
aunque las abejas sigan produciendo miel,
un animal que es fiel,
mientras otros, a traición embisten.

Y entre comienzos y acabados
y flechas que señalan los caminos
se encuentran con nuestro sino,
los que por muchos son apreciados.
Y siguen los caracoles paseando por los prados,
el gallo que señala el amanecer
la simpatía que causa placer,
mientras quedan agujeros por tapar,
y no dejaremos de la atención llamar
para que cada uno cumpla con su deber.

20-10-2000


Deseos y reparos

Allá en el horizonte,
donde desde aquí no se ve nada,
donde el camino continúa,
donde la luz no se apaga.

Quién pudiera encontrarse en ese lugar
apartado del nido de la codicia,
de la penosa sujeción
y de la aparente justicia.

Se habla mucho de compromiso
al tiempo que se pierde la condición,
esa variante que siempre afecta
al que cumple con su obligación.

Si no fuera por esa elación
que degrada regazo de perspectiva,
el tiempo no pasaría en balde
y nuestra estancia sería efectiva.

Pero hay que seguir la costumbre
desde lo ocurrido con aquella manzana,
creer en los que dicen saber,
ser el guía de nuestra rama.

Veraneo no cumplido
que como remedio se acude a la excusa,
donde está la caricia deseada,
en vez del que se abusa y se acusa.

Parece que aún faltan muchos años
para estar el hombre predispuesto,
a entender de lo que somos,
empezando por el respeto.

Y todo lo que sirve para enseñar,
lo detesta porque no es vicio,
lo malo de todo es
que vamos juntos hacia un precipicio.

Y sigue la doctrina del disimulo
y sigue el cuidado de registrar otros, nuestros valores,
y sigue el día tras día la espera
y siguen cometiendo lamentables errores.



Gracias te doy por ser mi guía Señor


Voy haciendo lo que me vas mandando
porque creo ser, tu cepa sarmiento,
y mi respeto en ti, va en aumento
a medida que el tiempo va pasando.
Sólo tu sabes, hasta cuando
voy a poderte venerar,
lo mismo que alabar
por el tiempo de vida que me has dado,
y te doy las gracias por adelantado
ahora, que aún puedo hablar.

Has sido el guía de mi camino,
el consuelo de la esperanza,
el maestro de mi enseñanza
y el protector de mi destino.

Me has dado la razón de tu poder divino,
la acción del buen cumplimiento,
el estilo que demuestra el talento
de la proposición de los valores,
los que dan a conocer los colores,
los que dan a conocer los colores,
que te hacen pasar algún momento contento.

Y sin tu luz, no veo más que frialdad y olvido,
aunque no he perdido la fuerza de mi voluntad,
la que regula la honestidad
y la significación del sentido.

Y es verdad, que todo lo que sé, de ti lo he aprendido
y el primero de todo es, el ser fiel a los demás,
mirando siempre atrás,
como lo hace el amarillo girasol,
comportándome como lo que soy, un español,
tomando medidas con mi compás.

11-4-1999

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada