diumenge, 9 de gener de 2011

JORDI VILÀS



TORTOSA

Tinc 34 anys. En la meva vida sempre ha estat present la poesia, des que jo tinc memòria els versos sempre m'han acompanyat, i estic segur que així serà fins a la fi dels meus dies. Des que tinc ús de raó una de les meves passions ha estat la lectura i evidentment la poesia, i el primer llibre que em va regalar el meu pare va ser Antologia de Antonio Machado i llavors va ser quan vaig decidir que volia ser poeta. Vaig començar a llegir a mestres de la talla de Machado, Lorca, Jiménez, Bécquer, Bello, Calderón de la barca, Rosalia De castro, Ruben Darío, Espronceda, Valle-Inclán, Miguel de Unamuno,Tirso de Molina, Quevedo (entre molts d'altres autors) i degut a això el meu vocabulari es molt més ric amb castellà, i em costa molt menys escriure amb aquesta llengua però prometo esforçar-me per començar a escriure poesia en català.


En ese cajón

En un cajón escondí mi vergüenza,
y olvidé que olvidar, latido y conciencia,
tendí mi mano a ese dios sin vida,
le di mi alma cansada y vencida.

Vi partir mil palabras bonitas,
silencio y recuerdos de flores marchitas.
Soñé que soñaba, recuerdos amargos,
soñé que soñaba ¡Qué sueños más largos!

¡Odio las rosas, su aroma de muerte,
te regalo mis pies ¡que sigan tu suerte!
Anda en sueños mi amor despierto,
leyendo en tus ojos entreabiertos.

En ese cajón donde dejé mi entereza,
olvidé que, olvidar es sin duda nobleza.
¡Olvidé que olvidar! Ya no lo recuerdo,
sigo andando y siempre me pierdo.

Te pido perdón mi cielo amado,
pues ya más no quiero tenerte a mi lado,
te pido perdón, mi hermosa luna,
por quedarme dormido, en tu vieja cuna.

Seguiré caminando como mi amigo Machado,
por el mar y la tierra, que tanto me han dado.
En ese cajón donde dejé mis suspiros,
amigos míos, del amor ¿qué deciros?
No soy más que aquel que tanto olvida,
un loco risueño ¿qué se yo de la vida?

Dejadme soñar que estoy despierto,
y si sigo dormido quizás es que he muerto.


Oro

No es oro todo lo que reluce,
oro es esa sonrisa regalada,
oro es esa mano brindada,
oro es el sol, que brioso luce,
oro es encontrarte en el cruce
donde no hieren las miradas.

No es más feliz el que más tiene,
sino el que menos desea,
aquel que va y viene
abrazado por la suave marea.

Repleto de libertad,
amante en una noche cálida
amante de la verdad
amante de esa luna pálida.

No es oro todo lo que reluce,
oro es aquello que no se espera
oro es lo que siento a tu vera
mientras tu rostro luce,
esa alegría tan sincera.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada