dimecres, 4 de febrer de 2015

Antologia 2014 de Poetes de l'Ebre. Ma José Castejón



 Mª JOSÉ CASTEJÓN TRIGO


ZARAGOZA

Natural de Cervera de la Cañada (Zaragoza).
Licenciada en Física Atómica y Nuclear,
Diplomada en Historia de la Ciencia,
Teología y Cinematografía. Cuatro Cursos
de Bellas Artes.
Redactora del Canal Bajo Aragón y La Hora
del Bajo Aragón de Alcañiz (Teruel).

Ha publicado en diversas revistas de papel y online.
Jurado en diversos premios de poesía de niños y adultos.
Directora del corto “Vivir sin ti”.
Coordinadora del ciclo “Poesía de Mujeres” en Zaragoza.
Ha publicado los libros Poemas Infinitos, Solfea Mis Curvas, El Manantial del
Ciervo, Cuatricromia Alfa, “Poesia des dels Balcons” I y II Edición, “XI
Poetas En Red” (Calatayud), “Poesia de Colores”.






Luz en tus ojos
la dicha,
abraza
melancolía.
Dan con palabras
ocultas
que nos descubren
la vida.

---


En lo alto
de la meseta
cruje el viento
sus amores.
Despierta alma
perdida
y te llenare
de flores.

---

Me fio mas de Dios
que de ti mismo.
Mientras cuando
dedicas al amor
unas palabras.
Tu dios es el
deseo
no el amor.
Y se despeja
el horizonte
en el llanto
que percibo
cuando hablas
de amor
en vano.


---



Deseo dar en el clavo
de tu puerta entreabierta
y cubriendo horizontes
traspasar la primavera
del perfil de tus deseos
un día cuando el viento vuela.
Asir con las alas el alma
de tu conjura señera,
concluir con las bondades
del deseo de tenerlas. 

---

Tu ceniza
me resbala
en la oscuridad.
Y vuelo por lo
inesperado.
Posiblemente en este
momento
pienses en mí
y me llames.
No dijo nada...
Ya me cansé
de pedir
un retazo
de compartir
mi poesía.
Sentí, canté, recité
por otros lugares.
Y espere...
Aún no veo,
contemplo a mis
compañeros
y espero...

---



¿La belleza,
dónde existe?
¿En tu mente
o en la mía?
Reinará el sol
en la mañana
que ya no existe.
Mi mañana
volvió a rebasar
mi pensamiento.
Y en un momento
me siento
y te recuerdo.


---


El néctar de tus ojos
en mis labios.
La sonrisa
del paraíso
en tu mirada.
Por un instante
se construyó
el claustro
de tu cuerpo
y tus aromas
fluyeron
en mi garganta
para pronunciar
levemente
la palabra
del deseo
una tarde
de ensueño.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada