dimecres, 4 de febrer de 2015

Antologia 2014 de Poetes de l'Ebre. Emilio Moreno



EMILIO MORENO DELGADO



SANT BOI DE LLOBREGAT

Nace en Barcelona. Es vecino de Sant Boi y de Val­derrobres
Escritor, narrador, poeta. Divulgador, Ensayista, Coor­dinador de Eventos. Presentador y conductor de festivales sociales.
Finalista dentro de la categoría Socios de Anceo del  Primer Concurso de Microrrelatos Lorenzo Silva de Viladecans. Editado por Parnass Editores.
Participó en la Primera Antología, coordinada por Micaela Serrano, en el marco de Vilapoética.
Ha escrito y participado con otros Microrrelatos para el libro: El Crack2009, publicado por Parnass Editores y que fue presentado durante el Festival Vilapoética en Abril de 2010.
Ha participado en el Matarraña, en el libro de poemas Poesia a la frontera, antología de poetas en Lengua Catalana, Aragonesa y Castellana. Dentro de la colección “Paraula ebrenca”, editorial March Editor.
Ha publicado dentro del libro La Val de Zafan un relato en lengua castellana, presentado el día 8 de agosto de 2011 en Valderrobres y auspi­ciado por Serret Libros y publicado por la editora zaragozana Gara Editores.
Ha publicado en Retazos de Arte; dentro del libro Retazos 4. Una aportación en novela corta, entre otras. No me digas, editado por Parnass Editores.
El año 2012 y 2013 participó en el libro de la Antología de Poetes del Ebre
Ha participado en el Matarranya Literario, en diversos actos derivados de la Librería Serret, Festival Literario de Agosto 2014.
Es colaborador de Radio Sant Boi, en el programa de la Gent Gran, programa emitido los lunes, magazine de variedad.





Simientes



El cielo se enrojeció
por tormenta de poniente,
esperando en la Gomera
la isla más al oeste.

Partimos muy de mañana,
rumbo tranquilo, nordeste,
dijo Juan el capitán,
no quiero viento de frente.

Heredero de Colón
fue de los descubridores,
ha sido persona grata,
remordimientos no tiene

Y llegaron a las islas
todos buscaron la suerte,
esa que es tan esquiva,
la que se consigue a veces.

San Salvador de mi vida,
dijo aquel joven grumete,
por fin esta tierra pisa,
estos mis pies que se tuercen.



Juro por lo que más quiero
que ahora están muy ausentes,
formaré mi hacienda toda
en estas tierras calientes.

Denme trabajo y terreno,
quiero plantar mis simientes,
buscar una mujer buena
y olvidar este presente.

Algunos respetan sombra.
otros provocan la muerte,
yo solo quiero a mi negra,
decía aquel mequetrefe.

Con ella fundó familia,
en suelo de un mundo agreste.
Hace siglos que perdura
con voluntad de arcipreste.









Confeti en los bolsillos



Desaparecieron calles
disimulando bordillos,
aquella nieve caída
armonizó mis latidos.

Aquellas nubes llevaban
el confeti en los bolsillos,
y al llorar nos regalaron,
de sus lágrimas, los brillos.

Celebración esperada
plomiza tarde de abrigo,
la luna se resbaló
en mi rincón preferido.

Nieve viscosa desciendes
con tu manto blanquecino,
inmaculada esperanza
de cuando éramos chiquillo.




La esquina del codo



Cierro los ojos y veo
las callejas de mi pueblo
y aunque ahora esté muy lejos
entorno la vista y sueño.

Por esa esquina del Codo
pasaron reyes y dueños
alcaldes y cardenales,
señores de mucho ceño.

Loma arriba está el Castillo
del siglo catorce o menos.
Desde donde se implantaron
las leyes para el Concejo.

Esa esquina no resbala.
la curva tiene misterio,
si sus piedras recitaran
sabrías cuantos cayeron.

Desde mi balcón observo.
El Calvario, al frente, tengo.
Cuántas historias ocultas
y almas que guardan silencio.

No necesito postales
para indicar donde duermo,
con el codo y cinco dedos
sabrás donde yo me acuesto.

La farola de la esquina
ofrece luces y acentos,
por las noches se iluminan
dando paso al sentimiento.

En la plaza de la iglesia
vive gente que yo quiero,
cómo recuerdo a Manuela,
que nos dejó en invierno

Si me remonto en los años
puedo ver tantos encuentros.
Manuel, Arturo y Antonio,
amigos que ya están muertos.

Abro los ojos y aprecio
cómo se me escapó el tiempo
y en esa esquina que adoro
siguen pasando sucesos.

Procesiones y entierros,
bodas de mucho chaleco,
cruzan frente al portal quinto
cada cual en su momento.

Cuesta Leoncio le llaman
por un vecino muy bueno
que creció en esa calle
entre sus muros viviendo.

¡Ay amigo! Cuando pienso
en todos estos momentos,
los años ya traspasaron
por la esquina que refiero.

¡Viva Dios y viva el verbo!
¡Viva mi calle del pueblo!
Que la memoria me ampare,
por tantos bellos recuerdos

Desde la arista del Codo
emprenderé último vuelo
y que esparzan mis cenizas
desde El Calvario a lo lejos.






La Gran Diva



La diva de la canción
de excepcional sobrenombre,
era una gran soprano
que nació en Valderrobres.

Y Doña Elvira de Hidalgo,
una intérprete enorme,
profesora de la Callas
otra Diosa de este orbe.

Su nombre fue Elvira Juana,
la bautizaron entonces; 
los escenarios del mundo
le escucharon sus mil voces

Hija de Miguela y Pedro,
con gran vocación propone
educarse en el bel canto
y que el mundo la valore.                                       

De Milán hija adoptiva,
canta con il trovatore,
Caruso y Miguel Fleta,
grandes divos de la corte.

Señora Rodríguez Roglan,
apellidos de renombre,
aquí nació el talento
en Villa de Valderrobres.
 
Diosa de Coloratura,
actuó sin desentone,
Llevó el Rigoletto y Verdi
por el sur y por el norte.

María Callas fue alumna
de Elvira Hidalgo la prócer,
solicita su instrucción.
La de Teruel no se esconde.

La dama del canto enseña,
a la gran Callas su enfoque.
Consigue éxitos notorios,
suyos, que le corresponden.

Elvira de Hidalgo fue
una de las magnas voces,
señal y guía de grandes
melodramas  y pasiones.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada