dimecres, 4 de febrer de 2015

Antologia 2014 de Poetes de l'Ebre. Meritxell Quevedo



MERITXELL QUEVEDO




TORTOSA


Meritxell Quevedo, poeta, actriu i creativa nascuda un  14 d'abril de l'any 1988 a Tortosa.
Poesies escrites des del cor, que enalteixen l'ànima fins tocar l'infinit del blau cel incandescent.










Tots els drets reservats 


Silenci i absències

Silenci de paraules,
Silenci de veus,
Absència de sons
Ressò de la respiració entre aquestes quatre parets de vidre dur.
Mans balbes toquen el rostre del cel, ulls somiadors cansats del dolor.
Ànima sensible, ànima rosada, ànima esmicolada.
Surt de la cambra esperit encadenat,
vola com aquells corbs d'allà.
Peus encallits sobre pues de roses esquinçades, peus adormits per la sang de camamilla.
Cos que es mou al to del vent,
cos que posseït per la ràbia salta fins l'infinit.
Cops d'aire sobre aquest ésser ferit de sentiments a flor de cor.
Però, la música no marca res, no cobreix de joia cap pensament.
Solament, el metrònom del temps,
marca sense cansament aparent, marca les hores i els segons.
Marca el silenci abrupte que s’esnifen cadascun dels porus de la pell.
Absències i silencis.
Silencis i absències.
   




Yo seré

Entre la niebla de este día dudoso yo estaré.
Entre las hierbas mojadas
y las arboledas apaciguadas renaceré.
El agua del lago de mi vida goteará
hasta construirme de nuevo al azar.
El viento rechinará entre las hojas secas
que las hará volar y yo iré detrás.

Cansada las seguiré y enzarzaré el vuelo
como su cuerpo ágil y preso.

Lo bochornoso perderá su clamor
y la esencia de la paz permanecerá
en su adecuado lugar.

Entre bocinas y ruidosas palabras,
andaré como ese quien no espera nada.

Me veo correr y rociar este cuerpo gris,
de una acanelada miel de asfalto
que deletrea en soledad
mi nombre rosado.

Las rocas perderán su rudeza cuando las pise
por enésima vez.
Algún día yo seré.

El dolor perderá su vileza
y entonces yo seré.

La luz se colará entre mi melena
apoyándome, siempre fiel.



Mi cariñosa y tierna compañera,
la soledad también.

Velas de amapolas, rosas y azucenas,
cálido amor de fuego que incita al deseo.

Entonces yo seré.
Sus palabras tan hirientes ya no escocerán,
las heridas de la guerra pronto curarán.

No me dejes en la estacada otra vez sin soñar,
los síntomas son fuertes y el corazón se resiente ya.

Quiero a ti aferrarme y jamás bajar,
de este vuelo incesante de proeza y verdad.

Ese sueño anaranjado que me oía despertar,
cada triste balada no desanimaba mi danzar.

Ven aquí princesa de ante azul y tápame muy bien.

No permitas que su egoísmo nos mate sin querer,
recuérdame a que vine y quién soy también.

Recuérdame, pequeña, que algún día yo seré.

Repíteme, risueña, susúrralo otra vez,
dime para que no enloquezca como en el pasado fue.
Reina de mis pensamientos di: algún día yo seré.



Corazones

Somos mucho y nada a la vez.
Mundo complicado por azar o por destino.
Que labráis en el futuro tierra firme y elegante o fría y distante.
Que gritáis sin abrir boca y calláis silbando ruido.
Sillones polvorientos que ven pasar el tiempo,
sillas destronadas y taburetes en el derribo.
Cuadros enmarcados en retratos del olvido.
Alfombras en el suelo esperando ser usadas,
esperando ser pisadas.
Flores en las macetas, secas todas ellas,
lluvia de papel rocía el almacén.
Libros acumulados en estanterías durante años.
Cuadernos de escritura con bocetos a media tinta.
Corazones aquí vendados ven el mundo destrozado.
Animales que se ahuyentan y colores que menguan.
Pero...mejor instancias soñadas. Instancias bellas y plenas.
Fotografías de lugares donde la paz se ha inscrito,
donde los versos de cariño te acarician en el limbo.
Arboledas y matorrales, luces y amantes.
Disculpas entregadas, corazones curados, corazones sanados.
Corazones liberados.


Tots els drets reservats

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada