dissabte, 3 de març de 2012

GRISELDA ESPUNY


SANTA BÁRBARA

Vaig nàixer a Santa Bàrbara, encara que he passat la major part de temps vivint a Tortosa.                             
M’agrada la poesia, ho he estat fent des de jove fins ara, això sí, de mica en mica. I m’agrada escriure de moltes coses però em poden els sentits i sobre tot, allò que ens fa especials i diferents: els sentiments, no val qualsevol, però sí que és veritat que hi són tots.
       Estic molt agraïda als Poetes de l’Ebre, per deixar-me prendre part en aquesta ventura.
                           
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            
En la orilla del río

Si me necesitas,
búscame, aunque
sea en la orilla,
ayudarte, intentaré.

Si quieres hablarme,
de cualquier menester
aunque sea en la orilla,
háblame, te escucharé.

Si quisieras verme,
aún solo, para observarnos
las arrugas, en la orilla,
en paz, te esperaré.

Si despertaras soñando,
con lo que un día has amado,
recuerda, en la orilla del río,
te he estado esperando.


De filfa y mentira

Eres como el viento
que se esconde
en el recodo del camino,
para no enjuagar el verde llanto
del pino.
Y en la ranura
de tu boca,
un hilo de agua blanca
y espuma clara.

Es la agonía,
que oprime el caudal
queriendo romper la orilla,
con instrumentos
de filfa y mentira.

Tu mar
se aparta, se aleja,
sin posibilidad de verter
tus aguas bravas, te deja;
roto en mil pedazos
el delta de tu niñez,
encharcando las aguas,
que alimentan tu embriaguez.




Discriminar la injusticia


Beligerante de magnas injusticias
que restan por liberar,
en el avance del tiempo,
en nuestro caminar,
cuando pones un pie delante
el otro siempre queda atrás.

En cada palabra,
en cada decisión,
seguimos sesgando
no atendiendo a la razón.

Cada vez que cierras los ojos
para no ver el error,
es una noche más en tu vida
que te impide luchar
por la paz, por la sin envidia,
no hay sosiego, no debes descansar.

Discriminados desde la médula,
hasta el más diminuto verso,
desde el Mediterráneo
hasta el Mar Muerto.

Cómo se lamenta esta poeta
por quedar afónica su protesta.

Me indigno
más que no reivindico,
reivindico, más que no escribo,
por fin denuncio;
así me solidarizo,
con todos aquellos
que los martirios y atropellos,
las torturas, venganzas y tormentos,
han dejado marcado
sus cuerpos, sus recuerdos.

No alcanza mi pensamiento,
en la vorágine atrocidad
que no supera el ingenio,
a tan veraz realidad.




El impresionismo

A tu extraña lejanía
que como penumbra
de otoño,
se me avecina.
Suave brisa,
de entre los dedos
se me escapa, se desliza.

Cuesta tanto decir amigo,
para luego,
temer aún más al vacío;
y sujetarse con fuerza
a la no esperanza del olvido.

Eres el impresionismo
de un lienzo recién pintado,
que aún no,
no tengo asimilado.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada