dissabte, 10 de març de 2012

MERITXELL QUEVEDO CARLES



BARCELONA

Sóc una noia nascuda l’any 1988, tinc diversos estudis com Atenció sociosanitària, auxiliar d’infermeria, educadora infantil, monitora d’oci i temps de lleure. Cursant fins ara Psicologia per la UOC i Art Dramàtic a l’escola “La Bobina”. Sóc actriu en camí de professionalitzar-me, amant de les arts, la poesia, la literatura, la música, el teatre, el cine...
Aquestes són les meves grans passions i estic aquí amb vosaltres, per poder compartir les meves emocions i sentiments, envers les petites i grans coses que ens ofereix la vida!


Día especial
“Enferma, sé que pasará, pero en mí quedará, hoy es mi día y doy gracias a esos que se reclinaron ante mí cinco minutos diciéndome: ¡qué tengas un día genial!
Pero de nuevo, me hundo... poco a poco... el lodo de la tristeza me llama... entre este bello ramo de claveles fucsia y blancos yo te siento, te odio y te quiero.
Ni un hola, ni un qué tal, ni hoy, en un día tan especial, en mi volverás, lo sé, lo sé, jamás regresarás.
Aunque la pena se me trague, debo continuar, pues así es mi vida y no la puedo negar.
En cuanto acontece la noche sobre mis hombros cansados, refino en el viento eso que le llaman elogios al silencio, porque en él resido cuando tú no estás.
Desde ese triste día que me abandonaste como suspiro al caminante, yo no soy yo, y mi existencia ha sucumbido a la experiencia, paulatinamente y lentamente.
Y aunque luche y me levante tu presencia sigue en mí, como tatuaje grabado en fuego, en cal y arena te marcas como mordida de la muerte en la tez blanca. 
Y querido odiado amor, cuánto te deseaba, y cuánto te quería, en tus ojos de mar yo te veía, mi futuro, mi vida tuya pertenecía, y en tus brazos el calor que desprendía me cubría de dulzura cada día de amargura.
Hoy es un día especial, mi cumpleaños debo celebrar, pero tú ya no estás, y jamás regresarás. Sin más compañía que la soledad yo me adentro a mis tenebrosas noches de azucenas que teñirán una vez más la locura del despertar y ver que todo sigue igual.
El rocío mojará todo cuanto toque, y en ese instante allí estarás como estampa en el cielo, y cuando te vaya a atrapar, tu presencia en mí se difuminará, el humo de mi ilusión se colará entre la cabellera de mi ondulada vida, vieja y erizada.
Pero hoy es un día especial, y un año más cae sobre mí, ¿lo sabré resistir?
Sé que sí, pero, ¿para qué? Jamás volverás.
Y en la memoria de tus labios enmarcados en los míos debo sonreír, no recordándote sino recordándome que hoy es un día especial.
Digno de recordar, mis propias felicitaciones alegres, recibo hacía mi como lo haría un ser como un ser infantil, que hoy y ahora te echa de menos.
Pero, ¿eso qué más dará?
Tú jamás sentiste y jamás sentirás.
Te odio y te vuelvo amar.
Pero hoy es un día especial
y entre las notas de esta suave melodía de piano me embarco en una sonrisa falsa y fingida,
porque debo, porque lo sé, que todo cambiará,
a mi desagrado, todo seguirá.
Tu ya no estás, y jamás regresarás...
Pero hoy es un día para reír y ser feliz,
un día para festejar y bailar, lástima que mis pies quebrados estén
y entre tanta emoción aplaudida por la desesperanza,
mañana en mis sueños tu volverás,
y todo de nuevo volverá a comenzar."

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada